index.html

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

32

33

34

35

36

37

38

39

40

41

42

43

44

45

46

47

48

49

50

51

52

53

54

55

56

57

58

59

60

61

62

63

64

65

66

67

68

69

70

71

72

73

74

75

76

77

78

79

80

81

82

83

84

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

99

100

101

102

103

104

105

106

107

108

109

110

111

112

113

114

115

116

117

118

119

120

121

122

123

124

125

126

127

128

129

130

131

132

133

134

135

136

137

138

139

140

141

142

143

144

145

146

147

148

149

150

151

152

153

154

155

156

157

158

159

160

161

162

163

164

165

166

167

168

169

170

171

172

173

174

175

176

177

178

179

180

181

182

183

184

185

186

187

188

189

190

191

192

193

194

195

196

197

198

199

200

<!DOCTYPE html>

<html>

  <head>

    <meta charset="ISO-8859-1">

    <meta name="X-UA-Compatible" content="IE=Edge">

    <meta name="viewport" content="width=device-width, initial-scale=1.0">

    <title>Eladio Zilbeti, el fundador de Osasuna que Franco asesinó</title>

  </head>

 

  <body>

    <header>

      <título>Eladio Zilbeti, el fundador de Osasuna que Franco asesinó</título>

      <fecha> 16-09-2017     06:00h </fecha>

    </header>

    <titular>

El ayuntamiento de Pamplona designará una de las calles que pasan por El Sadar con el nombre de este militante de ANV, considerado uno de los impulsores del equipo rojillo. El acto, que se celebra este sábado en el marco del "Día del Osasunista", ha sido promovido por una plataforma de aficionados.

    </titular>

    <noticia>

Más de ochenta años después de caer bajo las balas del fascismo, el nombre de Eladio Zilbeti quedará grabado para siempre en las calles de Pamplona. A partir de este sábado, una de las arterias que lleva directamente a la puerta principal del campo de Osasuna recordará a aquel hombre que participó en la fundación del equipo navarro. Además, su compromiso social le llevó a militar en Acción Nacionalista Vasca (ANV). Por eso lo mataron. Y por eso, precisamente por eso, han tenido que pasar ocho décadas para que haya una placa oficial que le recuerde.

“Son deudas que tiene la sociedad de Pamplona. Hoy estamos contentos, pero también nos da pena que nadie lo haya hecho antes”, reflexiona el concejal de Ciudad Habitable, Joxe Abaurrea, quien ya tiene plan para la mañana de este sábado: asistir al primer homenaje oficial que se realizará a Zilbeti, una figura que jamás recibió ni la más mínima distinción por parte de ninguno de los partidos que gobernó esta ciudad tras la muerte de Franco. Ni UPN, que estuvo al frente de esta ciudad en dos largas etapas (1987-1995 y 1999-2015), ni PSN (1979-1987) ni la ya desaparecida CDN (entre 1995 y 1999) tuvieron intención de reivindicar su nombre.

Sin embargo, las cosas han cambiado en Navarra. El actual ayuntamiento, gobernado por EH Bildu junto a Geroa BaiAranzadi e Izquierda-Ezkerra, no puso ninguna traba cuando la plataforma de aficionados Sadar Bizirik planteó que una calle llevara su nombre. Pero no una calle cualquiera: Eladio, por su vida y por su muerte, merecía estar bien cerca del campo de Osasuna, allí donde su equipo, el de toda la vida, sigue sufriendo y celebrando. O celebrando y sufriendo.

Eladio Zilbeti Azparren nació el 2 de diciembre de 1898 en la capital navarra. Comercial de profesión, en 1920 se involucró en la fundación del equipo pamplonés, fruto de la unión entre la Sociedad Sportiva y el New Club. Según algunos investigadores, el ahora homenajeado habría sido quien propuso el nombre de Osasuna (“Salud” en euskera) durante una de las reuniones celebradas en el café Kutz, el lugar donde nació esta entidad deportiva.

Entre ANV y ELA

Cuando el fascismo amenazaba con prohibirlo todo –incluyendo el euskera-, Zilbeti se comprometió con la lucha por la libertad. Lo hizo desde ANV, uno de los grupos políticos vascos que luchó contra la tiranía. También existen datos sobre su posible militancia en el sindicato ELA, otra de las organizaciones que se opuso al nacionalcatolicismo. Todo ello era suficiente para que el nuevo régimen quisiera acabar con su vida, tal como ocurrió un 16 de enero de 1937.

Según consta en el Fondo Documental de la Memoria Histórica en Navarra, su fusilamiento se produjo en la localidad de Etxauri, a unos 18 kilómetros de Pamplona. Al parecer, había sido detenido y llevado a la cárcel provincial el 21 de diciembre de 1936. Entonces tenía 42 años y estaba casado con Joaquina Sánchez Cayuela. En su ficha no consta que tuviesen hijos. Lo que sí aparece es una macabra descripción de la “causa” de su muerte: “A consecuencia del Glorioso Movimiento Nacional”, uno de los eufemismos habitualmente empleados por la dictadura para referirse a sus brutales crímenes.

“El reconocimiento es doble: no solamente porque fue una víctima del franquismo, sino también porque se ocultó su labor en Osasuna”, destaca Abaurrea en las horas previas al homenaje de este sábado. No en vano, el descubrimiento de la placa que lleva su nombre será uno de los momentos más emotivos del Día del Osasunista, que empezará por la mañana y acabará cuando el árbitro pite el final del partido que enfrentará a los locales con el Almería. A la salida, muchas y muchos aficionados pisarán, ahora sí, la calle Eladio Zilbeti.

    </noticia>

 

    <a>Volver</a>

 

  </body>

<!DOCTYPE html>

<html>

  <head>

    <meta charset="ISO-8859-1">

    <meta name="X-UA-Compatible" content="IE=Edge">

    <meta name="viewport" content="width=device-width, initial-scale=1.0">

    <title>Eladio Zilbeti, el fundador de Osasuna que Franco asesinó</title>

  </head>

 

  <body>

    <header>

      <título>Eladio Zilbeti, el fundador de Osasuna que Franco asesinó</título>

      <fecha> 16-09-2017     06:00h </fecha>

    </header>

    <titular>

El ayuntamiento de Pamplona designará una de las calles que pasan por El Sadar con el nombre de este militante de ANV, considerado uno de los impulsores del equipo rojillo. El acto, que se celebra este sábado en el marco del "Día del Osasunista", ha sido promovido por una plataforma de aficionados.

    </titular>

    <noticia>

Más de ochenta años después de caer bajo las balas del fascismo, el nombre de Eladio Zilbeti quedará grabado para siempre en las calles de Pamplona. A partir de este sábado, una de las arterias que lleva directamente a la puerta principal del campo de Osasuna recordará a aquel hombre que participó en la fundación del equipo navarro. Además, su compromiso social le llevó a militar en Acción Nacionalista Vasca (ANV). Por eso lo mataron. Y por eso, precisamente por eso, han tenido que pasar ocho décadas para que haya una placa oficial que le recuerde.

“Son deudas que tiene la sociedad de Pamplona. Hoy estamos contentos, pero también nos da pena que nadie lo haya hecho antes”, reflexiona el concejal de Ciudad Habitable, Joxe Abaurrea, quien ya tiene plan para la mañana de este sábado: asistir al primer homenaje oficial que se realizará a Zilbeti, una figura que jamás recibió ni la más mínima distinción por parte de ninguno de los partidos que gobernó esta ciudad tras la muerte de Franco. Ni UPN, que estuvo al frente de esta ciudad en dos largas etapas (1987-1995 y 1999-2015), ni PSN (1979-1987) ni la ya desaparecida CDN (entre 1995 y 1999) tuvieron intención de reivindicar su nombre.

Sin embargo, las cosas han cambiado en Navarra. El actual ayuntamiento, gobernado por EH Bildu junto a Geroa BaiAranzadi e Izquierda-Ezkerra, no puso ninguna traba cuando la plataforma de aficionados Sadar Bizirik planteó que una calle llevara su nombre. Pero no una calle cualquiera: Eladio, por su vida y por su muerte, merecía estar bien cerca del campo de Osasuna, allí donde su equipo, el de toda la vida, sigue sufriendo y celebrando. O celebrando y sufriendo.

Eladio Zilbeti Azparren nació el 2 de diciembre de 1898 en la capital navarra. Comercial de profesión, en 1920 se involucró en la fundación del equipo pamplonés, fruto de la unión entre la Sociedad Sportiva y el New Club. Según algunos investigadores, el ahora homenajeado habría sido quien propuso el nombre de Osasuna (“Salud” en euskera) durante una de las reuniones celebradas en el café Kutz, el lugar donde nació esta entidad deportiva.

Entre ANV y ELA

Cuando el fascismo amenazaba con prohibirlo todo –incluyendo el euskera-, Zilbeti se comprometió con la lucha por la libertad. Lo hizo desde ANV, uno de los grupos políticos vascos que luchó contra la tiranía. También existen datos sobre su posible militancia en el sindicato ELA, otra de las organizaciones que se opuso al nacionalcatolicismo. Todo ello era suficiente para que el nuevo régimen quisiera acabar con su vida, tal como ocurrió un 16 de enero de 1937.

Según consta en el Fondo Documental de la Memoria Histórica en Navarra, su fusilamiento se produjo en la localidad de Etxauri, a unos 18 kilómetros de Pamplona. Al parecer, había sido detenido y llevado a la cárcel provincial el 21 de diciembre de 1936. Entonces tenía 42 años y estaba casado con Joaquina Sánchez Cayuela. En su ficha no consta que tuviesen hijos. Lo que sí aparece es una macabra descripción de la “causa” de su muerte: “A consecuencia del Glorioso Movimiento Nacional”, uno de los eufemismos habitualmente empleados por la dictadura para referirse a sus brutales crímenes.

“El reconocimiento es doble: no solamente porque fue una víctima del franquismo, sino también porque se ocultó su labor en Osasuna”, destaca Abaurrea en las horas previas al homenaje de este sábado. No en vano, el descubrimiento de la placa que lleva su nombre será uno de los momentos más emotivos del Día del Osasunista, que empezará por la mañana y acabará cuando el árbitro pite el final del partido que enfrentará a los locales con el Almería. A la salida, muchas y muchos aficionados pisarán, ahora sí, la calle Eladio Zilbeti.

    </noticia>

 

    <a>Volver</a>

 

  </body>